Antonio Alva Martínez

Experiencia

Estudie un curso de adiestramiento canino en la escuela integración canina, hace 7 años.

Llevo 6 años entrenando a más de 1500 perros. Cada año, organizamos Tres caminatas con una asistencia de más de 500 perros. 

Trabajo por medio del refuerzo positivo, respetando la integridad y naturaleza del perro

Son muchas las razones por las entreno, quiero compartirte algunas.

Mi hermano Luis tenía un amigo que estudiaba veterinaria, quien le regaló un perro colie llamado Joey, en ese momento yo tenía 11 años.

Joey fue campeón no se si en belleza u obediencia, lo que sí sé es que ¡estaba entrenado!, sabía órdenes en inglés. Joey era mi compañero, salía con él todo el tiempo y lo llevaba con los amigos, era la sensación. Gracias a eso yo quería estudiar veterinaria, porque creía que eso era lo que hacían los veterinarios, yo era un niño, al paso del tiempo, mi perro murió. 

Cuando estudiaba en la prepa, mi papá llegó con un gato que nos regalaron, con el nombre de Tomás. El amigo de mi hermano fue a inyectarlo, me pidió que le ayudara, me dijo: ¡inyéctalo!, pero no pude y así me dije no es para mí, ser veterinario no es para mí. Cabe mencionar que hoy inyectó a mis perras 🤦‍♂️

 

En fin, la vida me trajo aquí de formas que uno no se explica, al menos yo, hoy no puedo explicarlo. Cuando me casé con mi esposa, le regalé a Risa, una bella chillona basett hound, a partir de ese momento, como muchos, dije: ¿por qué no nos quedamos con la hija, luna, lunática, la loquita? Ahora las dos son unas peludas hermosas que complementan nuestra familia.

Al paso del tiempo, gracias a la convivencia con mis dos enanas y el cariño que les tengo, empecé a sentir la motivación de entenderlas más, por ello decidí estudiar y prepararme para convivir y vivir de una mejor forma con ellas.

Conforme ha pasado el tiempo, me he adentrado más en el maravilloso mundo canino y dado cuenta del abandono ocasionado por no educar a nuestros amigos.

El día de hoy me dedico a entrenar en obediencia básica y avanzada, siendo consciente de que los que me enseñan son ellos, de ahí el nombre Aprendizaje, porque yo aprendo de ellos, gracias a ellos mi vida hoy es diferente.

Ojalá, con estas palabras, logre transmitirte algo de lo que siento por ellos y pueda ayudarte a vivir y coexistir de una manera diferente, ¡porque ellos me enseñan mis verdaderos valores!

Deslizar arriba